Descripción del proyecto

¿Cómo preparar una ruta en bicicleta?

Planificar el recorrido que queremos hacer es vital para el éxito de nuestra jornada sobre dos ruedas

Preparar una salida en bicicleta puede parecer una tarea muy trivial, pero de la buena planificación de esta dependerá el éxito de llegar a buen puerto. Esta es una tarea que no nos llevará demasiado tiempo y que puede evitarnos muchos quebraderos de cabeza.

Para ello debemos seguir diversos pasos, que nos ayudarán a simplificar y a lograr el éxito de nuestra ruta:

  1. Planificar el recorrido

Queremos ir del punto A al punto B, es bien sencillo, pero el recorrido puede no serlo. Escoger un trayecto acorde a nuestras posibilidades es lo principal y más importante para una ruta cicloturista. A todos nos gustaría ser Miguel Induráin o Alberto Contador, pero nuestras capacidades son las que son y debemos ser realistas. El viaje debemos planearlo basándonos en nuestro estado de forma, tanto en distancia como en jornadas, ya que podemos estar preparados para una ruta de 100 km en un día, pero no para una por etapas de 100 km al día durante una semana. Lo fundamental es conocer el rendimiento de todos los participantes para una planificación realista y que sea buena para todos, puesto que quedarse descolgado o descolgar a uno de los participantes no es nunca del agrado de nadie.

  1. Preparar la ruta

Escoger el camino más adecuado, ya sea por carretera o por montaña, será la base del éxito. No es lo mismo recorrer 100 km con 6.000 metros de desnivel que hacerlos sobre llano. En este punto también es vital saber cuánto tiempo aproximado tardaremos en recorrer ciertos puntos del trayecto donde existan puertos de montaña o cualquier otro tipo de obstáculo circunstancial. Para ello existen multitud de apps como Wikiloc, https://es.wikiloc.com/ AllTrails, https://www.alltrails.com/es/ Komoot, https://www.komoot.es/ Relive, https://www.relive.cc/?hl=es Strava, https://www.strava.com/?hl=es etc. Dentro de la ruta también deberemos planificar los descansos en zonas adecuadas.

  1. Comprobar el estado del tráfico

Este punto es vital si nuestra ruta es por carretera. No circular en horas punta nos puede ahorrar algún que otro disgusto delante de ciertos conductores que pierden los nervios rápidamente. Evitar los momentos de mayor aglomeración nos hará ganar tiempo y evitar imprevistos. Movernos en momentos de baja circulación siempre es más seguro.

  1. Comprobar la previsión del tiempo

¿Quién no ha sufrido una tormenta mientras monta en bici? El tiempo es otro de los puntos vitales para nuestra ruta. La lluvia, el calor o el frío extremo, incluso la contaminación atmosférica, son elementos vitales, ya que según sea la situación deberemos prepararnos de una u otra manera. La temperatura ambiental nos marcará todo el equipamiento, pero también debemos tener presentes los cambios bruscos de temperatura e ir equipados con ropa de abrigo o impermeable. Incluso en el verano más caluroso, una tormenta nos puede dejar helados y remojados, por lo que llevar un cortavientos o un chubasquero nunca está de más.

  1. Comprobar el equipo

El estado del equipo que usaremos es otro de los pilares básicos para una buena salida. Comprobar el estado de nuestra bicicleta (neumáticos, presiones, engrase, estado de los componentes, tensión de la cadena, funcionamiento de los elementos, etc.) es la principal tarea antes de salir. Pero también es muy importante saber los elementos que llevaremos en nuestra mochila. Como hemos dicho anteriormente, llevar una chaqueta nunca está de más, junto con las diferentes herramientas básicas para arreglos de primera necesidad. Un multiherramienta, una cámara de repuesto (incluso si se equipa tubeless), desllantadores, una mancha y un rollo de cinta aislante no pueden faltar en tu bolsa. A partir de eso, cada uno debe mirar el nivel de mecánica que conoce y adaptar su bolsa a ello. Aunque antes de llenar mochilas y bolsas, debemos de tener en cuenta que el exceso de peso nos hará más difícil nuestra ruta.

  1. Provisiones

La hidratación y el alimento son básicos. Se recomienda ingerir alimento al menos una vez por hora y beber agua cada 10 minutos. Sobre la base de esta premisa, deberemos equiparnos según el tiempo y la distancia de la ruta que vayamos a completar. Para evitar el exceso de peso, siempre podremos localizar comercios o locales de restauración donde realizar paradas de avituallamiento.

  1. Usa el sentido común

Es una norma básica, pero que no siempre se usa. Evitar situaciones de riesgo nos evitaría la mayoría de los problemas que sufrimos en nuestras salidas. No arriesgar, si no conocemos la ruta por la que vamos, nos evitará caídas, perdernos o accidentes varios, no circular por zonas de extrema dificultad, tanto en montaña como carretera, si no estamos preparados para ello, evitar la noche si no estamos habituados, no retar al mal tiempo o seguir la ruta con un compañero que no puede más son casos muy habituales que nos pueden llevar a situaciones indeseadas.